El amor descrito en Genji Monogatari

Hace poco nos ha llegado la traducción de los primeros 27 capítulos de la obra cumbre e la literatura japonesa: El relato de Genji (Genji Mongatari), a cargo de Hiroko Izumi e Iván Pinto. Reproducimos en esta ocasión el texto de Katsumi Fujiwara, profesor de la Universidad de Tokio, sobre la definición del amor en la novela de  Murasaki Shikibu.


 

¿Habrá otra obra que haya sido tan malinterpretado como esta? Entre las personas que conocen esta obra por su título, pero en realidad no la han leído y solo saben de su contenido a grandes rasgos, hay muchos que creen que el protagonista, Hiraku Genji, es un hombre lascivo que busca vivir en libertinaje.

El Genji Monogatari es una obra escrita a inicios del siglo XI, por una dama de la corte llamada Murasaki Shikibu. Ella vivió en una etapa en la cual la antigua nobleza cortesana del Japón se iba desmoronando y muchas familias aristocráticas caían en ruinas.

Muchas de las mujeres a las que amara el protagonista de esta novela, Hiraku Genji, pertenecían precisamente a aquellas familias que se iban hundiendo inexorablemente. Entonces, Hikaru Genji fue, por decirlo así, la fuente de luz que iluminaba la tristeza de la vida de las diferentes mujeres con las que se involucrara.

En estas líneas quisiera citar las bellas y significativas palabras que aparecen en el prólogo de una de mis predilectas de Octavio Paz, titulada La llama doble: Amor y erotismo.

El fuego original y primordial, la sexualidad, levanta la llama roja del erotismo, y ésta, a si vez spstiene y alza otra llama, azul y trémula: la llama del amor. Erotismo y amor: la llama doble de la vida.

En el capítulo «Eros y Psiquis» de esa misma obra, Paz hace una comparación entre el amor descrito en el genji Monogatari y el amor occidental. Calidica al primero «ligeramente carente de personalidad», opinión que yo refuto.

En el amor relatado en esta novela, también existe la profundidad y la belleza que nacen de la llama roja y de la llama azul. Por ejemplo, Hikaru Genji, a pesar de tener una esposa a quien ama más que a nadie en este mundo, llamada Murasaki no ue, es atraído profundamente por una mujer llamada Tamakazura. Sin embargo, hasta el final no intenta convertirla en una de sus concubinas. ¿Por qué? Porque pensó: «Conocía bien que aunque mucho la deseara, ella nunca será rival de Murasaki. ¿Qué tipo de vida tendría entonces como una de las damas menores?» ¡Qué lastimoso habría sido! Genji se convenció de que ella merecía ser esposa de un hombre que la amase sólo a ella. (Capítulo «Tokonatsu: Claveles silvestres»).

Esta primera parte de la traducción de la novela llega hasta el capítulo «Kagaribi: Las antorchas». Recomiendo en particular la lectura de este capítulo. En él, Hikaru Genji enseña a tokar el koto —instrumento musical de cuerdas— a Tamakazura, muy próximo a ella. Mas él procuraba contener sus emociones a pesar de que eran cada vez más intensas. Percatándose de ello, poco a poco los sentimientos de Tamakazura también se inclinaban hacia él. En aquella noche de fines de verano, cuando la brisa soplaba con algo de frescura, ambos yacían uno al lado del otro «manteniendo un amor platónico», con sus cabezas reposando sobre el koto. La sombra del suave fulgor de la antorcha oscilaba sobre las frías aguas del arroyo en el huerto, alusión que parece simbolizar la llama doble del amor de los dos.

genji1

genji2

genji3

Share this post
  , , , , , , ,


2 thoughts on “El amor descrito en Genji Monogatari

  1. Excelente traducción la de Hiroko Izumi e Iván Pinto Román. Los primeros 27 capítulos son hermosos. Un valor agregado que yo resaltó de esta edición son las imágenes. Muy recomendable.

    • Una joya sin duda, Angela. Y a nosotros nos tiene más que alegres la esmerada traducción y qué decir de las ilustraciones tan generosamente cedidas por la Universidad de Waseda. Una delicia de libro.

Comments are closed.