Poesía quechua en Bolivia

S/. 150.00

Poesía quechua en Bolivia

S/. 150.00

Antologador: Julio Noriega
Editorial: Pakarina
Año: 2016
«Al finalizar el siglo XIX, Carlos Felipe Beltrán compró una imprenta equipada con tipos de letras de un alfabeto quechumara que él mismo había diseñado. Con esta nueva imprenta en Oruro, y bajo el sello de Imprenta Boliviana y Tipografía El Progreso después, puso en circulación decenas de libros en quechua y en aymara. Un siglo más tarde, el quechuista y folclorista José María Farfán publicó sus libros con el objetivo último de fundar una ‘biblioteca quechua para estudios posteriores’. La presente publicación de Poesía quechua en Bolivia rescata el legado de esta larga tradición y propone un concepto y una función diferentes de las antologías al uso, de manera que la modalidad propia de antología andina no es sólo compendio y selección, sino también se instituye como archivo y biblioteca de textos literarios. En este sentido, las obras que corresponden a dos siglos de creación poética boliviana en quechua, reunidas en este extenso volumen y no enclaustradas en los muros de una biblioteca convencional, podrán desplazarse en busca de lectores, salir del anonimato y tal vez superar así la indiferencia con la cual se ven relegadas dentro del circuito literario en castellano» (Julio Noriega).
Categoría: .
Antologador: Julio Noriega
Editorial: Pakarina
Año: 2016
«Al finalizar el siglo XIX, Carlos Felipe Beltrán compró una imprenta equipada con tipos de letras de un alfabeto quechumara que él mismo había diseñado. Con esta nueva imprenta en Oruro, y bajo el sello de Imprenta Boliviana y Tipografía El Progreso después, puso en circulación decenas de libros en quechua y en aymara. Un siglo más tarde, el quechuista y folclorista José María Farfán publicó sus libros con el objetivo último de fundar una ‘biblioteca quechua para estudios posteriores’. La presente publicación de Poesía quechua en Bolivia rescata el legado de esta larga tradición y propone un concepto y una función diferentes de las antologías al uso, de manera que la modalidad propia de antología andina no es sólo compendio y selección, sino también se instituye como archivo y biblioteca de textos literarios. En este sentido, las obras que corresponden a dos siglos de creación poética boliviana en quechua, reunidas en este extenso volumen y no enclaustradas en los muros de una biblioteca convencional, podrán desplazarse en busca de lectores, salir del anonimato y tal vez superar así la indiferencia con la cual se ven relegadas dentro del circuito literario en castellano» (Julio Noriega).